Fotografía

Tips para mejorar tus fotografías en Redes Sociales

Hoy en día todos en mayor o menor medida exponemos nuestra imagen en las redes.

Lo hacemos habitualmente y de una forma tan natural y espontánea que olvidamos que esto puede tener consecuencias en nuestra reputación y nos puede pasar factura a la hora de conseguir un puesto de trabajo o posibles clientes en el caso de tratarse de una cuenta profesional.

El hecho de contar con cámaras en nuestros teléfonos móviles propicia el que hagamos y veamos fotos de cualquier cosa y en cualquier momento.

Esto ha propiciado que nuestra tolerancia estética haya disminuido muchísimo y damos por válidas fotografías de pésima calidad.

Fotos con mala iluminación, sin el mínimo cuidado a la composición y que no aportan nada interesante, como los clásicos y tan extendidos selfies, fotos en el espejo del gym o en el ascensor…

No se trata, ni mucho menos, de convertirnos en fotógrafos expertos o de perder la espontaneidad a la hora de compartir nuestro día a día en las redes, sino de pensar un poco antes de hacerlo y ser consciente de que publicando las imágenes con algo más de cuidado estamos aportando valor a nuestros perfiles y a la imagen que damos de nosotros mismos o de nuestra empresa.

Además favorecemos el que a nuestra audiencia le resulte agradable el contenido que ofrecemos e interactúe con nosotros, que al fin y al cabo es el objetivo de las redes sociales.

Dicho esto, voy a contarte algunos tips que harán que triunfes con tus fotografías:

Cuida la iluminación

La luz natural siempre será nuestra mejor aliada.

Evita hacer fotos en los momentos del día en los que el sol se encuentra en su punto más alto (mediodía y a media tarde), pues la luz será demasiado dura y habrá demasiado contraste entre luces y sombras.

Los mejores momentos para hacer fotografías son al amanecer y al atardecer, las tan famosas horas mágicas que llamamos en fotografía hora dorada y hora azul. La luz en estos momentos es más tenue y proyecta colores pasteles que hacen que las fotos tengan un encanto especial.

Golden Hour
Ejemplo Golden Hour
Fotografía: Gabriela Chinea

Aunque mucha gente crea lo contrario, los días nublados también nos van a beneficiar ya que la luz es más uniforme y sin contrastes, no se van a formar sombras fuertes y vamos a controlar mejor la exposición.  

Amsterdam
Ejemplo Día Nublado
Fotografía: Gabriela Chinea

Evita  el flash. Con él solo conseguirás imágenes quemadas, rostros pálidos, ojos rojos, fondos oscuros… Úsalo solo en el caso de que no te quede más remedio que hacer fotos cuando la luz esté demasiado fuerte, para rellenar un poco las sobras y si tienes que hacer fotos en interior, como último remedio.

Utiliza el mismo balance de blancos:

Para no entrar en aspectos técnicos, te diré de forma muy básica que el balance de blancos tiene que ver con la temperatura del color de la fotografía.

Fotografía cálida
Ejemplo Temperatura del color: Cálida
Fotografía: Gabriela Chinea
Fotografía fría
Ejemplo Temperatura del color: FRIO
Fotografía: Gabriela Chinea

El balance de blancos se puede ajustar en las cámaras para que la temperatura del color sea la correcta en función de si estás  haciendo fotos en interior con luz artificial cálida o fría o en exterior en un día nublado etc. Pero hoy en día la gran mayoría de las cámaras ajustan correctamente el balance de blancos de forma automática.

El problema viene cuando empezamos a trastear con los editores de fotos y nos damos cuenta de que subiendo el balance de blancos parecemos más morenos, bajandolo damos a la fotografía un tono azulado y místico… O utilizamos filtros más cálidos que otros y llenamos nuestro feed con fotos que no tienen que ver las unas con las otras.

Edita de la misma manera las fotos de tu feed

Da igual el tipo de editor que uses o si lo que utilizas son filtros prediseñados de una app o los propios de Instagram (esto último no te lo recomiendo). Usa siempre la misma edición para todas las fotografías de tu feed.

Esto hará que tus fotos se vean más unificadas y en concordancia y te ayudará a definir un estilo propio.

Programas o apps de edición hay muchos. Yo edito en el ordenador siempre con Lightroom.

Es un programa relativamente sencillo de utilizar y hay millón y medio de tutoriales en Youtube para conseguir ediciones muy bonitas.

Forma parte del paquete Adobe y es de pago. Pero para nadie es un secreto que lo puedes descargar de forma gratuita con la ayuda de algún tutorial de youtube en el que lo explican paso a paso.

En el móvil utilizo la app de Ligthroom (que esta vez sí que es gratuito).

Y si lo que quieres es algo más sencillo la app Snapseed ofrece bastante funciones de edición además de filtros prediseñados.

apps edición fotos

Estas son las que uso yo, pero como he dicho antes, existen muchísimas más. En el siguiente vídeo te nombran unas cuantas.

https://www.youtube.com/watch?v=MXkGGIT0v9A

Cuida la composición

Tener unas nociones básicas de composición es fundamental para empezar a mejorar nuestras imágenes. Hay reglas muy simples que puedes seguir y que te ayudarán bastante en el caso de no tener idea de fotografía. 

Regla de los tercios: Situar el elemento protagonista de nuestra imagen en los puntos fuertes de la composición.

Regla de la mirada: Respetar la dirección en la que el sujeto mira, es decir, dejar espacio por delante de su mirada.

Regla del horizonte: Se trata de trazar dos líneas imaginarias horizontales en la imagen, que la dividirá en tres partes y colocar el horizonte de tal forma que coincida con alguna de esas líneas

Una vez conoces estas reglas, luego puedes romperlas en función de lo que quieras transmitir. De cualquier forma cuida que todo esté en orden y sea lo más simple posible. Menos es más, quitar todo lo que no aporte nada a lo que queremos mostrar

Piensa en lo que quieres transmitir

Somos lo que transmitimos en nuestras redes sociales. Las fotografías que subimos, cómo nos expresamos, los lugares que frecuentamos, etc.

Hay muchas personas que lo que transmiten en sus perfiles es una imagen narcisista y superficial con sus publicaciones, lo cual aburre al espectador.

selfie

Sea lo que sea lo que quieras transmitir hazlo de forma consciente y consecuente con tu estilo de vida.

Por ejemplo, si eres abogado y en tus redes sociales parece que vives de fiesta en fiesta, puedes estar dando una imagen poco fiable y profesional. No se trata de subir fotos en traje y corbata, pero sí de mostrar también otro tipo de publicaciones en los que estés haciendo otras cosas además de estar en una discoteca.

Mi consejo es que intentes aportar valor a tu imagen personal a través de tus fotografías. Enriquece la imagen que das de ti mismo contando una historia distinta.

Eres más que una cara y un cuerpo bonito frente al espejo del ascensor o del gym.

Piensa que tus redes sociales la van a ver diferentes tipos de personas y el no ofrecer una primera impresión correcta puede hacerte perder oportunidades laborales.

Respeta los formatos de cada red social

Cada red social exige imágenes de un tamaño y formato diferente. Conocerlos puede ayudarte mucho a la hora de componer tus fotografías.

Piensa que no puedes realizar el mismo tipo de composición para una foto que quieras utilizar de portada para Facebook, que una que quieras para tu foto de perfil.

Inspírate

Pinterest es una gran fuente de inspiración, pero un truco también está en buscar cuentas que hagan el tipo de fotografía que te gusta y seguirlas para inspirarte.

Por ejemplo, supongamos que te gusta la fotografiar comida, buscando en Instagram el hashtag “instafood” tienes miles de cuenta que se dedican a ello. Lo mismo en el caso de la fotografía de moda, lifestyle…

En mi caso, que mi estilo fotográfico favorito es la fotografía de calle, no tengo más que escribir en el buscador #streetphotography para encontrar miles de imágenes con las que inspirarme.

En el caso de poner texto a tus fotografías utiliza siempre la misma tipografía

Como te he comentado antes, es fundamental seguir una línea estética en cada una de tus publicaciones, así que elige una tipografía y utiliza siempre la misma.


Aquí un par de tips extra, solo para valientes


Aprende un poco sobre fotografía

La fotografía es una disciplina preciosa, muy interesante y con la que puedes conectar contigo mismo y conocerte mejor. Si te atrae un poco este mundo, te invito a que hagas algún curso básico de un fin de semana o aprendas de manera autodidacta.

En internet está todo y es muy fácil encontrar tutoriales adaptados a tu nivel. Ya verás como poco a poco te vas enganchando.

No hace falta invertir un un dineral en material.

No cometas el gran error de gastarte mil euros en una cámara pensando que esto te va a garantizar hacer buenas fotos. Aprende un poco e invierte en una cámara que se ajuste al uso que vayas a hacer de ella. Créeme que no necesitas una cámara profesional para hacer fotos a nivel aficionado.

Hay personas que hacen fotografías preciosas con su teléfono móvil o con cámaras básicas que tienen por casa.

Lo más importante en fotografía es tener visión, el equipo siempre debe estar en segundo plano.

Dispara en modo manual o semi manual y en Raw

Para hacer esto antes tienes que aprender un poco, pero te garantizo que vale la pena. Cuando aprendes a controlar tu mismo todos los parámetros y no dejas que sea la cámara la que decida los ajustes por ti, se te abre un nuevo mundo de posibilidades creativas.

Por otra parte disparar en Raw te ofrece posibilidades de edición infinitas, una vez des el paso a disparar en Raw te aseguro que no volverás a querer disparar en JPG.


Espero haberte contagiado un poco de mi entusiasmo por la fotografía.


¡Anímate a realizar cada vez mejores fotos y cuéntame qué te ha parecido este artículo!


 

 

1 Comment

Post A Comment